PotterWrite

La historia continúa

Harry Potter: Perdido en el tiempo,capítulo 2

 Capitulo 2

 Problemas en el Ministerio

—Bueno, adiós Harry, nos vemos al rato Ron. Me voy a mi oficina—se despidió Hermione, le dio un beso a Ron y se fue.

—Tenemos que ir a buscar a Kingsley, ayer me dijo que quería hablar con nosotros de algo importante—dijo Harry

—Ya no será necesario Harry—le dijo Ron al ver que el ministro de magia Kingsley Shacklebolt (un hombre alto, moreno y con una túnica morada) iba hacia ellos.

—Buenos días Harry, buenos días Ron—los saludó Kingsley.

—Buenos días Kingsley—saludaron Ron y Harry al mismo tiempo

—Querías hablar con nosotros, ¿verdad Kingsley?—pregunto Harry

—Así es —afirmo el ministro

—¿Acerca de que?—quiso saber Ron

—Acompáñenme—les dijo a los dos

Harry y Ron lo acompañaron, subieron al ascensor que estaba vacío lo cual les pareció extraño ya que siempre estaban llenos.

—Ministro, no cree que…—empezó a decir Ron pero fue interrumpido por el Ministro.

—Ahora no Ron, hablaremos en mi oficina—lo corto el Ministro.

Pasaron la séptima planta, la sexta y al llegar a la quinta se oyó una voz que decía:

—Quinta Planta, Departamento de Cooperación Mágica Internacional, que incluye el Organismo Internacional de Normas de Instrucción Mágica,la Oficina Internacionalde Ley Mágica yla Confederación Internacionalde Magos, Sede Británica.

—Aquí, bajen— les dijo el ministro a los dos

Los tres hombres bajaron del ascensor y cruzaron el pasillo que, al igual que los ascensores estaba casi desierto. Doblaron a la izquierda y luego a la derecha, al llegar hasta el final del pasillo se encontraron con un cuadro donde estaba pintado un anciano sin cabello y con barba.

—Hola Everard—saludo Kingsley

— ¿Contraseña?—pregunto el retrato de Everard

—Chizpurfle—contestó Kingsley

—Correcto, pueden pasar—y el retrato se abrió y dejo al descubierto un pequeño vestíbulo con tres retratos más. Kingsley, Harry y Ron entraron, Kingsley se dirigió hacia el retrato de la izquierda y dijo:

—Dugbog

El retrato se abrió mostrando un túnel parecido al del retrato de la sala común de Gryffindor, nuevamente los tres hombres entraron y al otro lado del túnel estaba la oficina del ministro.

La oficina del ministro era grande y amplia, con un escritorio una silla de un lado y tres del otro, tenía un baño y muchos retratos de antiguos ministros.

—Siéntense— les indicó Kingsley— cómo ya les dije antes, esto es importante, hace 21 años en la batalla de Hogwarts estuve peleando contra un Mortífago, que en especial era muy bueno en maldiciones y hechizos. No era tan viejo, lo vi unos cuantos años mayor que ustedes, por su acento no era de Gran Bretaña supongo que debió haber estudiado en Durmstrang. Todo estaba vacío porque ha habido muchos ataques, también ha habido muchas bestias sueltas, eso tiene al Departamento de Control y Regulación de Criaturas Mágicas muy ocupado, todos están como locos en sus oficinas. Volviendo al tema del aquel Mortífago, estoy seguro de que no murió porque cuando logre desarmarlo las únicas palabras que me dijo fue: “nos vemos en unos años”. Todo este tiempo he temido que volviera, hasta ayer cuando mi temor se hizo realidad.

—Pero, ¿Cómo te diste cuenta de que había vuelto?—quiso saber Harry quien estaba muy interesado en el relato de Kingsley al igual que Ron.

—Bueno, como jefe de Aurores, Harry estoy seguro de que te enteraste de la muerte de ayer, ¿verdad?—ahora dirigiéndose a Harry

—Si, envié a Ernie Macmillan y a Hannah Abbott a investigar pero aun no me traen reportes— contesto Harry

—Exacto, los vi salir muy apresurados a los dos y les pregunte a donde iban. Cuando me entere lo de la muerte regrese a mi oficina y encontré esta nota— Kingsley les mostro a los dos Aurores un pedazo de pergamino arrugado que decía: “Te dije que volvería”.

Ambos leyeron y releyeron la nota varias veces. No sabían que decir y Kingsley continuo hablando:

—Les tengo una misión amigos.

—¿De que se trata?—quiso saber Ron

—Eso se los diré mañana, por ahora necesito que se vayan a sus oficinas a trabajar y mañana los espero en la entrada del vestíbulo a las nueve de la mañana, ¿de acuerdo?

—De acuerdo —dijeron Harry y Ron al mismo tiempo, salieron de la oficina y luego del vestíbulo, al llegar a los ascensores notaron que ya había más gente a causa de que ya era la hora del almuerzo.

Anuncios

Acerca de Ernesto Guerra

De Cuba y pa'l mundo: Intento de escritor; periodista, geek, adicto a Internet. ¡Viva el software libre!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en abril 11, 2012 por en Fanfic, Luis Gerardo Estrada y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: